Muchos padres creen que es necesario poner crema al bebé cada vez que le cambian el pañal. Otros utilizan aceite de oliva en lugar de crema. El pediatra y neonatólogo Ernesto Sáez nos explica cómo evitar que el culito del bebé se irrite.

Los recién nacidos, esto es, los bebés menores de un mes, suelen hacer caca o pis después de cada toma, por eso en los primeros meses la mayoría necesitan que les cambien el pañal entre ocho o diez veces al día. A medida que el niño crece, el número de micciones y deposiciones irá disminuyendo y habrá que cambiarle menos.

Mira con frecuencia el pañal de tu bebé para saber si está mojado o sucio, porque la piel se macera en contacto con la orina o la caca, y eso la predispone a sufrir molestas irritaciones e incluso infecciones por hongos.

Para evitar estos trastornos, hay que retirar el pañal enseguida; lavar la zona en cada cambio, a ser posible con una esponja y agua y jabón neutro, siempre desde delante hacia atrás; secarla bien y dejar al bebé un rato sin pañal para que la piel se airee.

Está bien aplicar al bebé una pequeña cantidad de pomada para el culito, no es necesario ponerla en cada cambio de pañal, basta con hacerlo solo después de cada deposición. Existen muchas cremas y pomadas de este tipo, las que llevan óxido de zinc resultan muy útiles porque actúan como barrera protectora contra la humedad y alivian las erupciones leves, si las hay.