La flor de cayena, rosa de china o sangre de cristo(en España) por su encendido color rojo es una planta originaria de Asia Oriental la cual se ha extendido a muchas regiones, debido a que su cultivo es sencillo y no requiere mucho mantenimiento.

 
Existen unas 250 especies de flor de cayena pero la más común es la de la flor roja, en la cual su nombre científico es hibiscus rosa sinensis, perteneciente a la familia de las Malváceas

 
La flor de cayena es utilizada en nuestro país como una planta ornamental para embellecer jardines, también es el símbolo nacional del Estado Zulia.

 
Esta planta que posee usos medicinales y cosméticos cuenta con una gran variedad de arsenal terapéutico, sus principios activos que se encuentran en mayor cantidades en sus flores como minerales entre ellos el calcio, hierro, nitrógeno y fósforo, además de vitamina C, B1 y B2, y contiene flavonoides como la queratina y betacarotenos.

 
Para combatir el insomnio se recomienda la infusión de flores de cayena, acompañado con unas gotas de limón y miel para endulzar.
La flor de cayena por ser rica en mucilagos, unos componentes que hidratan y protegen la piel que se utilizan para combatir heridas, acné, cortaduras, quemaduras leves, al igual las que son producidas por el sol.

 
El uso más popular de la cayena es para la caída del cabello, aplicando extracto o infusión de la flor, de hecho si se dejan las flores maceradas en agua se genera un gel líquido que funciona como gelatina que fortalece y da brillo a nuestro cabello, además sus hojas trituradas se utilizan para combatir la caspa, calvicie y psoriasis.

 
Productos cosméticos como aceites corporales utilizan las propiedades de esta flor para mantener la piel hidratada, tersa aumentando su elasticidad y flexibilidad ayudando a la regeneración de la piel.

 
En cremas, champú y acondicionador para el cabello también se pueden observar el uso de la cayena, sobre todo en los productos para combatir la alopecia.

 
La flor de cayena contiene muchos beneficios en la cual debemos aprovechar para la piel y el cabello, combinando sus pétalos con cristales de sábila se puede obtener una mezcla con grandes propiedades cosméticas para revitalizar y equilibrar el PH del cabello reduciendo el exceso de grasa, además que suaviza, fortalece y rejuvenece dejando el cuero cabelludo libre de suciedad y bacterias.