Son varios los factores que derivan a que nuestro pelo se reseque y la columna de hoy te cuenta los porqué debes hidratarlo y  te da algunos tips que quizá no conocías.

La estructura del pelo se compone de escamas, o cutículas que, además de proteger, permiten el paso del agua en toda la longitud de pelo. Estas características garantizan el brillo y suavidad. Sin embargo las escamas del pelo pueden deshidratarse  y perder la belleza a causa de la agresión externa e interna que el pelo sufre.

Algunas de las causas son:

– Una larga exposición al sol durante el verano
– Agua del mar
– El cloro presente en el agua de la piscina
– Viento
– La contaminación (que tiende a empeorar con el clima seco de invierno)
– Caspa
– El aire caliente del secador de pelo
– Cepillar mucho el pelo. La fricción combinada con el calor del secador hacen mucho daño al pelo
– Tinte químico, permanentes, alisamiento
– Los cambios en la alimentación
– El uso de diversos medicamentos
– Los cambios hormonales

Vistos estos factores, es importante que tengas mucho cuidado con los productos que utilizas en tu pelo y la manera correcta de usarlos. En especial con los productos como: espumas, lacas (fijadores), lociones, geles, etc. Lo ideal es que no contengan alcohol, ya que éste encoge y seca tu pelo.

El secador debe estar a un mínimo de 3 a 5 centímetros de tu pelo, ya que toda fuente de calor daña la estructura capilar. Por eso, recordá usar protectores térmicos.

Intentá sustituir las tintas químicas por tintas sin amoníaco, ya que estas no hacen daño a tu cabello.

Podés volver a tener un cabello hidratado y con mucho brillo con los diferentes tipos de tratamientos de belleza que están a nuestro alcance, de todas formas es muy importante que un profesional realice un diagnóstico más específico, para determinar la fórmula perfecto para tu pelo.