Considerada una de las plantas herbáceas más consumidas a lo largo y ancho del planeta, la manzanilla ha sido utilizada durante miles de años por los seres humanos debido a sus propiedades curativas. ¿Pero sabías que esta hierba antigua también puede ayudar a tu bebé? La manzanilla no sólo tiene propiedades antiinflamatorias y es antibacterial, sino que también contiene calcio, magnesio, folato y vitamina A. Ya sea que busques un enfoque holístico para tu bebé o necesites algunos consejos para lidiar con sus malestares, aquí te ofrecemos 8 beneficios de la manzanilla para tu pequeñín.

  • Ayuda a dormir mejor

    Seguramente alguna vez has tomado té de manzanilla para relajarte, por lo que sería lógico pensar que también puede ayudar a tu bebé a dormir mejor. La manzanilla contiene varios componentes que funcionan de la misma manera que los medicamentos sin receta para dormir, así que ofrecerle a tu bebé té de manzanilla diluido funciona como un remedio efectivo y natural para estimular el sueño.

    Cómo preparar un té de manzanilla apto para tu bebé:

    • Hierve una taza de agua
    • Agrega una cucharadita de flores de manzanilla o utiliza una bolsita de té de manzanilla
    • Escurre las flores/saca la bolsita de té
    • Deja que el té se enfríe
    • Sírvele a tu bebé el té en un biberón
  • Ayuda a aliviar cólicos

    Si tu bebé tiene de ataques de llanto incontrolables y espontáneos que parecen no tener fin, es muy posible que sufra de cólicos. Pese a que la causa de los cólicos sigue siendo un poco incierta, puede estar relacionada a problemas digestivos, según WebMD. El té de manzanilla a menudo ayuda a los bebés debido a sus propiedades antiespasmódicas que alivian los calambres estomacales ocasionados por los gases y la hinchazón. Aunque incluir un poco de té de manzanilla diluido en el biberón resulta ser un efectivo remedio casero, también existen productos sin receta que contienen manzanilla diseñados para aliviar los cólicos.

  • Ayuda con el proceso de dentición

    Más allá del babeo constante y la necesidad de meterse las manos en la boca, la dentición también puede ser una fuente de dolor e incomodidad para los bebés. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, la manzanilla es una alternativa segura y natural para calmar el dolor de la dentición. Simplemente moja una toallita de algodón con té de manzanilla y entrégasela a tu bebé para que la muerda. Para los niños más grandecitos que aun están lidiando con la dentición, puedes preparar paletas heladas de té de manzanilla diluido y entregárselas para que las consuman y alivien su dolor e irritabilidad.

  • Relaja al momento del baño

    La manzanilla no sólo es un relajante natural que alivia el estrés y la irritabilidad y estimula el sueño, sino que sus propiedades antiinflamatorias también proveen alivio para la piel y el cabello de tu bebé. Prueba bañar a tu bebé con un jabón o champú hipoalergénico de manzanilla, como los clásicos productos de Ricitos de Oro, que nutren la piel y el cabello de tu bebé. También puedes mezclar de 3 a 5 gotitas de aceite de manzanilla con una onza de aceite de almendras y agregarlo al agua de la bañera de tu bebé para aumentar la dosis de remedio natural.