La cayena es una planta bien conocida gracias a sus propiedades y beneficios que se conocen desde hace muchos años. Hace siglos que se conocen los beneficios de su uso y es que sus aplicaciones son muy variadas. Su semilla, su fruto y su flor pueden ser aprovechados no solo en la cocina, sino también en medicina y cosmética.

La cayena se conoce principalmente por su utilización en la cocina, para dar ese toque picante a los platos favoritos. Y además, eleva la temperatura corporal, lo cual la hace muy valiosa para activar el metabolismo favoreciendo la pérdida de peso y también para entrar en calor.

¿Qué es la cayena?

La cayena, es muchos sitios la cayena es conocida como sangre de cristo, gracias a su característico color rojizo. Es un arbusto bastante hermoso, lo cual hace que en muchos jardines tengan cayena simplemente para decorar el espacio. Por ejemplo, esto sucede en Asia oriental.

La flor de la cayena tiene unos bonitos colores blancos y rojos aunque no es tampoco raro encontrarla en otros colores como lo son los anaranjados, amarillos o incluso en color salmón.

En países como Malasi, Hawai, Puerto Rico y el estado Zulia en Venezuela sienten auténtica veneración por la cayena, tanto que Malasia la tiene como parte de su bandera nacional.

Para qué sirve la cayena

Si entraste a este artículo buscando los usos medicinales de la cayena, te diremos que su raíz, sus semillas, sus hojas y sus flores se emplean para combatir la caspa o la gripe, entre otros muchos males. Es muy conocido por sus beneficios para la salud capilar. Es decir, para elaborar productos para el cuidado del cabello.

Propiedades de la cayena

La flor de la cayena también es muy efectiva para elaborar tisanas que ayudan a relajarnos si sufrimos de estrés, porque tiene propiedades sedantes.

La hoja de la cayena se utiliza a menudo como tónico capilar, pues ayuda a fortalecer el pelo impidiendo su caída. Aparte, en cosmética se elaboran productos hidratantes con la hoja de la cayena.

Por otro lado, las semillas son muy beneficiosas para la salud en general, siendo un estímulo para las defensas del organismo.