Centella Asiática

• Es comúnmente usada en las medicinas tradicionales China e India y tiene una alta presencia de ácidos grasos, aceites esenciales, fitoesteroles y aminoácidos.

• Podemos resumir sus efectos positivos para el organismo: cicatrizante, calmante (en dosis altas puede hasta usarse como narcótico).

• Estimulante del apetito y diurética.

Descripción

La Centella Asiática sirve para proteger, reparar y reafirmar el tejido de la piel, en la curación y alivio de quemaduras, escaldaduras, eccemas, arrugas, estrías, granos, arañazos, heridas, llagas y úlceras.

Es un excepcional complejo cicatrizante y renovador de tejidos. Controla la formación de fibras de colágeno y elásticas de la piel, mejorando el aspecto de esta, evitando la formación de estrías y fortaleciendo cabellos y uñas.

Evita la retención y acumulación de líquidos y efectiva a la hora de combatir la celulitis.

La centella asiática, como tónico venoso, mejora las varices, las hemorroides, la flebitis y el hormigueo.

Las hojas y las flores de la Centella Asiática tienen propiedades cicatrizantes y depurativas. Estimulan la circulación de la sangre y la linfa y la eliminación de las sustancias de desecho. Favorecen la síntesis de colágeno y las proteínas.

Protegen y refuerzan los vasos sanguíneos y devuelven, por lo tanto, la elasticidad a los tejidos. Es una enemiga acérrima del envejecimiento de la piel y una gran impulsora de la formación de colágeno.

La centella asiática tiene un efecto diurético ayudando a eliminar el exceso de fluidos, lo que permite una pérdida de peso. También es útil en los tratamientos de quistes de grasas en las mamas. Se puede tomar para evitar futuros perjuicios para la dermis como úlceras, eczemas, estrías, psoriasis y otras patologías similares.

Presentación: 60 Cápsulas.